Martes, 24 Julio 2018 22:12

Controla la atención dispersa, controla tu vida

Valora este artículo
(0 votos)
Atención dispersa Atención dispersa

La manera en que vivimos nuestra vida se compone prácticamente de nuestras experiencias, y a su vez estas experiencias son determinadas por las cosas a las que prestamos atención. En otras palabras, para controlar la vida que llevamos hace falta controlar a lo que ponemos atención. Por esta razón es que la atención dispersa debe ser controlada a toda costa.

Si se quiere tener verdadero control sobre cómo vivimos nuestra vida, así como tener consistencia en nuestro desempeño y productividad, es necesario mejorar la manera en que prestamos atención a las cosas. Esto va desde controlar distracciones, enfocarse al máximo en lo que se hace en el momento, hasta aprender a ignorar cosas que no son urgentes al estar haciendo algo importante.

Puede sonar algo complicado, pero deshacerse de la atención dispersa se reduce a controlar lo más posible factores de distracción, tanto internos como externos.

Deshazte de la atención dispersa, controla las distracciones

Distracciones externas

Hoy en día estas distracciones son prácticamente 2: la tecnología y nuestro ambiente.

  • En cuanto a la tecnología es muy importante recordar que el celular, la computadora y cualquier dispositivo tecnológico está a nuestro servicio, y no al contrario. Es por ello que lo mejor es mantener los dispositivos que puedan distraernos lejos cuando se está trabajando en algo importante, o simplemente apagar cualquier notificación o alarma para evitar distracciones.
  • Al hablar del ambiente nos encontramos con algo distinto, ya que aquí es necesario involucrarse con otras personas para tratar de controlar posibles distracciones. Por ejemplo si se trabaja en una oficina es importante poner límites a los demás, que pueden ir desde utilizar audífonos para no ser distraído o solicitar deliberadamente no ser molestados cuando se esté haciendo algo muy importante.

Distracciones internas

No todas las distracciones vienen de fuera, y en ocasiones nuestro propio cerebro llega a distraerse a sí mismo. La disciplina en este aspecto es fundamental, ya que hará falta controlar nuestros propios pensamientos y comportamiento.

  • Un ejemplo a la hora de controlar nuestro comportamiento es evitar ser “multitarea”, es decir, tratar de hacer varias cosas a la vez. Hay expertos que afirman que lo más sano es hacer una sola tarea a la vez, ya que permite concentrarse de mejor manera. Así como este hay muchos ejemplos de comportamientos que promueven que se pierda la concentración y las distracciones se den más seguido de lo que deberían mientras se hace algo importante, por lo que es importante revisar este punto a detalle.
  • Aquí viene lo más complicado, y es controlar nuestros propios pensamientos. La realidad es que es muy fácil ponerse a imaginar y soñar en medio del día, aún cuando se tienen pendientes importantes, por lo que aprender a controlar los pensamientos que se tienen es clave para evitar la atención dispersa.

Sin duda es difícil mantenerse concentrado hoy en día, con distracciones prácticamente ilimitadas al alcance de la mano, por lo que vale la pena comenzar a disciplinarse y comenzar tomar control de nuestra atención y de nuestras vidas.

En Smart Speakers contamos con los mejores exponentes de charlas de motivación personal, en caso de que busques motivar a la gente de tu organización a que comiencen a realizar cambios para mejorar su desempeño y necesiten un empujón.

Visto 168 veces